CLAUSULA PRIMERA: El niño beneficiado con el programa de adopción deberá estar en la actualidad en una condición de alto riesgo, al haber tomado la calle, estar en una situación delincuencial, carecer del cuidado de sus progenitores y familiares más cercanos, correr el peligro de elegir una vida delincuencial como camino, al punto tal que es clasificado como niño desamparado.

CLAUSULA SEGUNDA: El niño no deberá tener más de catorce años y ni menos de seis a la hora de su ingreso a la institución y al programa de adopción.

CLAUSULA TERCERA: El APODERADO renuncia voluntariamente a toda influencia sobre el niño beneficiado, dando total autorización y brindando su apoyo a la FUNDACIÓN para que desarrolle con el niño todo el proceso de rescate, restauración, reeducación y reinserción, que hará del niño un hombre de bien.

CLAUSULA CUARTA: El APODERADO se compromete a coadyuvar en la restauración del menor, y se compromete a respetar las normas de la FUNDACIÓN para que el proceso de la recuperación del niño sea exitosa.

CLAUSULA QUINTA: La FUNDACION se compromete con el APODERADO a mantener su compromiso cristiano y altruista a favor del niño y es responsable ante el apoderado por su progreso y desarrollo dentro del programa, que ofrece para sus beneficiados.

CLAUSULA SEXTA: La FUNDACIÓN se compromete ante el APODERADO a brindar al niño los cuidados, la instrucción, la guía, la asistencia y la disciplina necesarios para el cumplimiento de los objetivos con el menor.

CLAUSULA SEPTIMA: El APODERADO se halla libre de cualquier obligación material y económica con la FUNDACIÓN pero sin embargo no se le prohíbe, ni se le impide cooperar con la institución, toda vez que su colaboración no influya negativamente en el proceso de recuperación del niño.