YO VI NIÑOS

Yo ví niños llorando un pedazo de pan desde algún lado del mundo, mientras un buitre esperaba vivir un poco más comiendo su cadáver. El niño deliraba un pan mientras los ricos se iban de millones en un viaje a las galaxias, sin preguntarle a Dios que harían con los muertos de hambre, sin importarles una conciencia en el infierno.

Yo ví niños colgando un fusil de odio sobre sus hombros tiernos, sin entender porque la gente adulta bebe en aguas sucias odio y venganza. Sin comprender porque otros niños juegan, mientras ellos matan y mueren.

Yo ví a ladrones robar inocencia a nuestros niños delante de un policía y de un juez que no dijeron nada. Delante de un político que silenció el alboroto. Delante de un cura que guardó el secreto.

Yo ví niños mercancía en la calle para la venta y la compra, para robos y crímenes de gente grande. Para drogas y sexo de un mundo enfermo con SIDA. Para el negocio de órganos y de sangre.

Yo ví niños morir abortados por sus propias madres, vueltos un desecho clínico por un médico que compró una licencia para matar sueños e indefensos, que nunca sabrán porqué lo hicieron, porqué fueron ellos víctimas de un aborto, que nadie pagará por ello.

Yo ví niños que nunca miraron a mis ojos y me dije: debes hacer algo por ellos, debes al menos quererlos en tus oraciones diarias, debes aunque sea hablarles cada vez que te cruces con ellos y darles tiempo y esperanzas y eso estoy haciendo.

 


 

Más bienaventurado es dar que recibir